Informate Esquina
Image default
Sociedad

Un histórico funeral para despedir al famoso perro de la policía de Corrientes

La mascota de la comisaría Séptima perdió la vida cuando lo embestió un patrullero que iba en reversa. El mismísimo Jefe de la Fuerza local asistió a su sepelio en la División de Canes. En los últimos días, se recuperaba de una insuficiencia renal.

Se tra­ta­ba de un pe­rro mes­ti­zo con ras­gos de Gol­den Re­trie­ver, que se su­mó a las ta­re­as po­li­cia­les “por vo­lun­tad pro­pia” des­de el 2007, se­gún cuen­ta el per­so­nal del des­ta­ca­men­to. A dia­rio, acom­pa­ña­ba a los agen­tes en los ope­ra­ti­vos que re­a­li­za­ban sin ser adies­tra­do pa­ra ese fin.
El pe­rro na­ció el 7 de mar­zo de 2006 y fue bau­ti­za­do co­mo “Mil­ton” por la fa­mi­lia del co­mi­sa­rio ins­pec­tor re­ti­ra­do, Ju­lio Jor­ge Ve­ga. Fue él mis­mo quien lo lle­vó has­ta la co­mi­sa­ría del ba­rrio Ciu­dad Es­te­pa y una vez que re­ci­bió su tras­la­do, el ani­mal de­ci­dió que­dar­se allí.

EPC010620-012F08

Los po­li­cí­as siem­pre re­sal­ta­ron la ini­cia­ti­va de “Car­tu­cho”, ya que por ins­tin­to su­bía a las ca­mio­ne­tas sin que na­die se lo or­de­na­ra. Así fue co­mo en oc­tu­bre de 2010 atra­pó a un pe­li­gro­sos de­lin­cuen­te par­ti­ci­pe de un ro­bo a ma­no ar­ma­da.

Apar­te de la ayu­da en la cap­tu­ra de un ma­le­an­te exis­ten otras anéc­do­tas que tie­nen al can co­mo prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta. Una vez de­fen­dió a un co­mi­sa­rio del ata­que de un Pit­bull. Y esa vez ca­si le cues­ta la vi­da, por­que ter­mi­nó con bas­tan­tes mor­de­du­ras. Tam­bién re­cuer­dan cuan­do en el ba­rrio “Las Te­jas”, de­mo­ra­ron a diez jó­ve­nes que pro­vo­ca­ban de­sór­de­nes y uno de ellos tra­tó de es­con­der un en­vol­to­rio con ma­ri­hua­na aden­tro del mis­mo pa­tru­lle­ro. El pe­rro ol­fa­teó y em­pe­zó a la­drar has­ta que el pa­que­te fue en­con­tra­do por los po­li­cí­as.

El va­lor sim­bó­li­co y afec­ti­vo de la mas­co­ta que­dó en evi­den­cia en agos­to de 2017, cuan­do pro­du­jo el des­pla­za­mien­to del je­fe de la Me­tro­po­li­ta­na, Ju­lio Gó­mez.

El por en­ton­ces en­car­ga­do del área or­de­nó pro­hi­bir los ani­ma­les en las de­pen­den­cias, lue­go de que el pe­rro ara­ña­ra a una ni­ña que se acer­có a él en un mo­men­to en que el can pa­de­cía una en­fer­me­dad.
La res­tric­ción ge­ne­ró un fuer­te re­cha­zo de la co­mu­ni­dad del ba­rrio Mil Vi­vien­das y la fa­mi­lia po­li­cial. La no­ti­cia lle­gó in­clu­so a me­dios na­cio­na­les co­mo Cla­rín, Té­lam y La Ca­pi­tal. Tras el in­ci­den­te, “Car­tu­cho” re­ci­bió el ran­go sim­bó­li­co de sar­gen­to.

LOS RESTOS DE “CARTUCHO” FUERON TRASLADADOS DESDE LA SÉPTIMA EN UNA CARAVANA.

LOS RESTOS DE “CARTUCHO” FUERON TRASLADADOS DESDE LA SÉPTIMA EN UNA CARAVANA.

.

La tris­te no­ti­cia

Tan in­gra­ta y lle­na de iro­nía fue la vi­da con “Car­tu­cho”, que en­con­tró el fin de sus dí­as ayer ba­jo un las rue­das de un mó­vil po­li­cial que sa­lía de la de­pen­den­cia, pa­ra tras­la­dar a seis de­te­ni­dos pa­ra un che­queo mé­di­co. El co­mi­sa­rio de la Sép­ti­ma, Eras­mo Gon­zá­lez, re­la­tó el he­cho a Ra­dio Dos: “‘Car­tu­cho’ es­ta­ba en zo­na de la ga­le­rí­a, en la que siem­pre se ubi­ca­ba. Cuan­do el mó­vil es­ta­ba re­tro­ce­dien­do, no ad­vir­tió al pe­rro”.

La mas­co­ta siem­pre se ubi­ca­ba atrás de las ca­mio­ne­tas pa­ra su­bir a la ca­ja y acom­pa­ñar a los efec­ti­vos. La­men­ta­ble­men­te, los re­fle­jos del ani­mal más la fal­ta de cui­da­do del con­duc­tor de­sen­ca­de­nó la tra­ge­dia.
“Car­tu­cho” ve­nía de re­po­ner­se de una in­su­fi­cien­cia re­nal que lo afec­tó a me­dia­dos de ma­yo y le im­pe­día mo­ver­se y ali­men­tar­se. La rá­pi­da in­ter­ven­ción de un es­pe­cia­lis­ta sal­vó su vi­da.

época, EL PRIMER MEDIO EN REFLEJAR SU HISTORIA EN 2010.

Des­pe­di­da con ho­nor

Los res­tos de “Car­tu­cho” fue­ron ve­la­dos y pos­te­rior­men­te in­hu­ma­dos ayer a las 17 en el pre­dio de la Di­vi­sión de Ca­nes de la Po­li­cía de Co­rrien­tes.
El mis­mí­si­mo je­fe de la Po­li­cía de Co­rrien­tes, Fé­lix Bar­bo­za, asis­tió al se­pe­lio y le de­di­có unas pa­la­bras: “La fa­ma se la ga­nó en su ac­cio­nar dia­rio, su fi­de­li­dad, su le­al­tad. El de­sa­pre­ció fí­si­ca­men­te pe­ro eter­na­men­te vi­vi­rá en nues­tros co­ra­zo­nes”.

Related posts

“Ni el Papa puede abolir el celibato de los curas”

Informate Esquina

Yeroqui Porá: “Que me hayan dado esta oportunidad de ser reina es muy lindo”

Chaco: confirman que el empresario que murió ayer tenía coronavirus